miércoles, 23 de enero de 2019

El sur, capítulo 6: Puerto Natales, Chile

¡Hola a todos! ¿Cómo están promediando la semana? ¡Espero que genial! Yo estoy tratando de terminar de escribir al menos sobre el viaje a la Patagonia chilena antes de irme a Montevideo (en exactamente un mes), a Puerto Madryn (por el finde largo de Carnaval) y a la parte francófona de Canadá (segunda quincena de marzo).



Como les conté, estuve una semana en Puerto Natales: llegué el 30/12 y me fui el 6/1. La idea original había sido visitar alguna otra ciudad, pero no había nada cerca (más allá de Punta Arenas y El Calafate, sobre las que ya escribí) y mi idea de volver antes a Santiago y pasar ahí o en Valparaíso algunos días me la "tiraron abajo" todos los santiaguinos que me crucé, que me decían que allá hacían 35º y todo estaba muy caro. Así que me quedé en Natales toda la semana, en la que hice muchas cosas, como probar todo café que se cruzó en mi camino y visitar las Torres del Paine, entre otras. Voy a hacer varios posts de Natales/Torres del Paine; en este voy a hablar de tres actividades que se relacionan con la "efeméride" de hoy:



[click en la imagen para verla en grande]



No hay (o al menos no encuentro) página oficial del museo, por lo que les dejo esta info que figuraba en la puerta (enero 2019):




Como todo museo de la Patagonia, comienza con una sala dedicada a los pueblos originarios que habitaban la región antes de la llegada de los colonos. En este caso la información es muy detallada y está expuesta tanto en español como en inglés. La mayoría de la muestra consta de una especie de columnas divididas por temas con con placas gráficas que se pueden mover para seguir leyéndolas. Hay en exposición algunos pocos objetos de estos habitantes, integrados en las columnas, y temáticamente está dividida en dos partes, una por cada pueblo originario. Si bien el montaje es clásico, y leer todo insume bastante tiempo, la sala está bien lograda, es prolija y clara.

En la siguiente parte del museo (que consta de varias salas) se habla de los primeros inmigrantes llegados a estas tierras inhóspitas: quienes eran y qué costumbres tenían. Hay una reproducción de un cuarto de esa época, y varios elementos  y fotografías antiguas conservados. Muchos textos, en cuadritos y a gran escala, nos cuentan la historia de este lugar. Uno de los hechos centrales es la "primer revuelta obrera de la Patagonia", el 23/1/1919. Dos años después las protestas, sobre las que se puede leer en el famosísimo libro La Patagonia rebelde, devenido película más tarde, resurgirían en el lado argentino.

Me fascinan los hechos históricos que no tienen nada que envidiarle a la ficción: un levantamiento contra la explotación y especulación de capitales extranjeros que termina con una fuga de las autoridades, la quema de un puerto y un gobierno provisional manejado por la Cruz roja no podía ser la excepción.


Puerto Bories

En Puerto Bories fue donde se originaron los conflictos. El frigorífico ya no existe, pero en 2011 la cadena de alojamientos de lujo The Singular inauguró uno de sus hoteles en el predio, y desde entonces se pueden visitar el edificio y maquinarias.




El hotel obviamente está fuera de mi alcance, pero el bar está abierto al público y -para mi sorpresa- maneja el mismo rango de precios que los que están en el centro de la ciudad. Les dejo la carta (enero 2019):




[click en las imágenes para verlas en grande]


Mi visita al bar fue una de las mejores experiencias que tuve: entre el ambiente vintage, la atención impecable, la música jazz y las cosas riquísimas que me comí, deseé quedarme ahí para siempre.



Un sandwich vegetariano con humus


"El postre" y otro té :P


Si vamos al bar luego podemos recorrer gratuitamente las instalaciones, que conforman el Museo histórico e industral Puerto Bories. Si no, nos cobran una entrada de alrededor de 5.000 pesos chilenos. Considerando que ese es el precio de una merienda, les diría que se deleiten con esa experiencia y después vean lo expuesto.

¿Cómo llegar a The Singular Patagonia? En taxi (que sale unos 4.000 pesos chilenos según leí en internet) o caminando 5 km desde el centro de la ciudad, que es lo que hice yo. Como ese día no tenía nada que hacer, decidí caminar hasta allá. El camino es una especie de bicisenda -que la gente también usa para correr- a lo largo de la "ruta". Está al lado del ¿río? ¿mar?, por lo que tengan en cuenta que los vientos patagónicos y el frío hacen de la caminata algo más trabajoso de lo que esperamos. A mi, que generalmente hago 5 km en 50 minutos, me llevó una hora y media.



Es un emprendimiento que tiene poco más de tres meses de vida. Camilo, "nacido y criado en Puerto Natales", como a él le gusta decir, propone un recorrido a pie de dos horas por unos 20 puntos de interés. El pago es a voluntad, cuando finaliza la visita.



[El grupo de los turistas de ese día]


Yo había visto, en un negocio, un cartel que promocionaba el tour, de lunes a sábado, a las 10.30 de la mañana, iniciando en el monumento de la mano. Después agregaron una segunda salida a las 6 de la tarde y, si mal no entendí, ahora cuenta con tres guías y también funciona los domingos y feriados. De todas maneras, pueden consultar antes de ir en su página de Facebook.

Camilo es un apasionado de la historia y de su ciudad, y eso se nota en su propuesta. Aprendí muchísimo de Puerto Natales, de sus pobladores y de sus costumbres [de hecho, ellos juegan al truco y toman mate, lo cual me re sorprendió y me pareció hiper simpático].






También nos habló largo y tendido de las revueltas obreras, de la relación con Argentina a lo largo de los años (la cesión de tierras productivas a los alemanes fue propiciada por el gobierno chileno para delimitar frontera con Argentina; luego Puerto Natales se sostuvo gran parte de su historia gracias al trabajo en las minas de la ciudad fronteriza de Río Turbio, en territorio argentino) y de cómo Pinochet cambió por decreto el nombre de varias de las calles de Puerto Natales, de impronta socialista.



[click en la imagen para leerla]


Pero no les cuento más, así si van a Puerto Natales toman el tour!

En los próximos posts les voy a hablar de las excursiones a Torres del Paine y mi experiencia en los lugares en los que comí.

2 comentarios:

  1. Muy buenas propuestas! Ese sándwich y postre se ven increíbles! Que valiente amiga, caminar esos 50 km con frío y viento jaja
    Te mando un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajjaja no Naty, eran 5 no 50! sino estaría en una especie de Record Guiness :P
      Entre la ida y vuelta sumaron 10 km, compensé todo lo que me había comido jajjja xD

      Eliminar