jueves, 31 de marzo de 2016

31/03/16 cumpleaños n° 127 de la Torre Eiffel

¿Sabían que la Torre Eiffel es el monumento con entrada paga más visitado del mundo? 

Y probablemente el más reproducido en souvenirs y artículos de decoración e indumentaria, pero de esto no tengo datos estadísticos que me avalen... =P


Amo la torre Eiffel. La primera vez que viajé a París fui del aeropuerto al hotel a dejar las valijas, y de ahí a ver la torre. No era algo que pudiera esperar. No podía creer estar frente a algo que había visto tantas veces en el cine, incluso en la tele y en tantos otros lados. No podía creer que fuera real. Y me causaba mucha alegría caminar por la ciudad y verla de fondo. En ese viaje estuve toda la semana que pasé en la ciudad embobada con esta estructura de metal. Unas semanas antes, la torre había cumplido 125 años, evento que fue publicado en todos lados. Las personas tenemos una extraña tendencia hacia ciertos números, más que hacia otros. La gente celebra más enfásis sus cumpleaños si la cifra es redonda; las parejas celebran como un gran hito en sus vidas los 25 años de casados, y no los 23 o los 32, por ejemplo.

En este segundo viaje a París, casi dos años después, también estuve de visita cerca del cumpleaños de la torre. Particularmente este aniversario me resulta todavía más simpático, ya que 127 es mi número preferido, así que decidí aprovechar la ocasión para contarles una historia que me contaron a mí en París, que probablemente ni sea cierta, pero que me causó mucha gracia, y hasta me pareció verosímil dado el carácter de los franceses, en especial los parisinos. 




Como seguramente ya leyeron alguna vez, la torre fue construída para una exposición a llevarse a cabo en 1889 -el centenario de la revolución francesa-, y con la idea de desarmarse 20 años después. En principio no les gustó a los franceses, que la consideraron una monstruosidad que arruinaba el paisaje. Le encontraron utilidad primero para hacer allí pruebas con antenas de comunicación, luego como emisora de radio, lo que hizo que no fuera derrumbada. Fue el edificio más alto del mundo durante 41 años, y después de la segunda guerra mundial, gracias al turismo internacional, se convirtió en ícono de París, y de Francia. Se cree que hacia 2017 va a alcanzar las 300 millones de visitas.

Pero vamos con la historia que quería contarles:




Dicen los parisinos, que cuando Hitler tomó París, además de maravillarse con la Ópera Garnier y otros atractivos de la ciudad, quiso subir a la cima de la torre a colocar la bandera nazi. Los empleados de la torre cortaron los cables de los ascensores para evitarlo, y se excusaron diciendo que no podían reparar el averío porque, debido a la guerra, no conseguían los repuestos. Hitler, entonces, envió soldados a que subieran la bandera por la escalera y la colocaran en lo más alto... lo cual hicieron, pero debido al gran tamaño de la bandera, y a los fuertes vientos, ésta no duró mucho tiempo allí. Luego un miembro de la resistencia colocaría una bandera francesa, en desafío a la ocupación alemana.

A las pocas horas de que el régimen nazi cayera, los ascensores funcionaban perfectamente, y los franceses pudieron jactarse de que "Hitler tomó Francia, pero nunca conquistó la Torre Eiffel".


¿Conocían esta historia? ¿Qué les pareció?

sábado, 26 de marzo de 2016

Mi experiencia con Aerobus [traslado desde y hacia Ezeiza]

[soundtrack, tranqui, de sábado a las 3 de la tarde]


Hoy quiero hablar de un servicio que se ofrece en Buenos Aires desde y hacia el aeropuerto de Ezeiza. Tomé este transporte en varias ocasiones, las primeras veces para ir al Correo Argentino/Aduana que estaba antes del Aeropuerto, cuando retenían los envíos del exterior allí. Me bajaba en el correo, y a la vuelta, previa llamada por teléfono para avisarles, la combi me pasaba a buscar por donde me había dejado, que estaba dentro del recorrido que hacen desde y hacia el aeropuerto de Ezeiza. Esta vez, usé el servicio para ir al aeropuerto, ya que ningún pariente podía llevarme.

El servicio me parece hiper serio -hay personal en el punto de salida identificado con camperas con el nombre de la empresa, que entregan tickets contra el pago- y los conductores me parecen muy buenos también. Además, se llega a destino en poco tiempo, ya que este tipo de transporte cuenta con carriles exclusivos en la autopista, lo que hace que los tiempos de viaje sean menores a los de un taxi. El precio también es menor: sale $60 el viaje para una persona sin equipaje, y $120 para los que trasladan equipaje (tarifas de marzo 2016). 




Esta es la página web y estos los horarios que manejan, de lunes a viernes -para servicios los fines de semana hay que comunicarse con ellos- saliendo/volviendo a Av. Belgrano 254, esq. Paseo Colón, Cap.Fed. No se necesita reserva:

Desde el Centro de Buenos Aires
Desde el Aeropuerto de Ezeiza
8:15 hs
8:45 hs
8:45 hs
9:15 hs
9:15 hs
9:45 hs
9:45 hs
10:15 hs
10:15 hs
10:45 hs
10:45 hs
11:15 hs
11:15 hs
11:45 hs
11:45 hs
12:15 hs
12:15 hs
12:45 hs
12:45 hs
13:15 hs
13:15 hs
13:45 hs
13:45 hs
14:15 hs
14:15 hs
14:45 hs
14:45 hs
15:15 hs
15:15 hs
15:45 hs
15:45 hs
16:15 hs
16:15 hs
16:45 hs
16:45 hs
17:15 hs
17:15 hs
17:45 hs
17:45 hs
18:15 hs
18:40 hs
----


¿Tomaron este u otro servicio similar? ¿Qué les pareció?

jueves, 24 de marzo de 2016

Nueva modalidad de estafa en París + consejos generales de seguridad en Roma

Hola a todos, ¿como los trata el finde largo? ¡Espero que muy bien!

Finalmente volví a Argentina el lunes a la noche, después de experimentar un paro de controladores aéreos en París y la consiguiente pérdida de un vuelo en Madrid. Tengo un montón de temas sobre los que quiero escribir, pero empiezo con este con la esperanza de advertir a los que estén por viajar a esta ciudad, y ahorrarles un mal rato.

[soundtrack, para ponerle un poco de onda]




Es sabido que París está repleta de gente estafando turistas: desde africanos con pulseras de hilo artesanales que te colocan y te obligan a comprar cuando no podés sacártela para devolvérselas, hasta "el truco del anillo": alguien finge encontrar un anillo de oro justo al lado de un turista, y se lo da diciendo que "se le cayó". Luego pide una recompensa por esto, con mayor o menor amabilidad. Sí, se que suena poco creíble, que nadie caería ... pero lo he visto suceder. Con de la pulsera de hilo incluso se me acercaron con intención de hacérmelo. También hay estafas todavía más increíbles: el señor con los tres vasitos y la pelotita escondida en uno de ellos, en la que se apuesta por adivinar dónde está, cosecha una gran cantidad de víctimas. He llegado a ver tres de estos juegos por cuadra, donde un cómplice finge ganar un montón de dinero, haciendo que los turistas se animen a jugar también. La actuación del cómplice es tan mala y obvia a veces, que sinceramente no entiendo que haya gente que caiga.

De lo que no había escuchado -ni había visto en mi anterior viaje a París, casi dos años atrás- era de la estafa de las chicas juntando firmas. Se nos acercó una chica muy jovencita, con una hoja con un encabezado que emulaba ser de una asociación de sordomudos, y varias firmas abajo. Muy amablemente estaba solicitando firmas, y parecía una chica agradable, y estaba bien vestida. Pasé de largo, porque estábamos llegando tarde y porque me da bastante desconfianza dejar mis datos personales. No sospeché nada más, estábamos a plena luz del día en el medio de París. Mi mejor amiga paró a firmar. En ese momento apareció otra chica y se interpuso, pidiéndome una firma también a mi. Luego señalaron una leyenda abajo del formulario, que decía que la firma nos obligaba a dar una donación. Cuando les di 5 dólares, que era todo el cambio que tenía, y mi mejor amiga les dió 5 euros, nos mostraron un papel que decía que la donación mínima era de 10 euros. Le dije a la chica que estaba al lado mío que no tenía más cambio, me dijo que ella tenía vuelto (¿no es que eran sordomudas?), y mi mejor amiga, sin sospechar nada, le dió a la chica que estaba al lado de ella 20 euros para que le diera el vuelto. De más está decir que salieron corriendo, con los 25 euros de ella, y mis 5 dólares. Más tarde, hablando con un británico, el quiso advertirnos de esto, y nos contó que, mientras las víctimas están siendo distraídas, otras de estas chicas les roban las pertenencias, de bolsillos o carteras. Esto no nos pasó, pero suena muy creíble, sobre todo teniendo en cuenta que estas chicas se mueven de a grupos. Así que si se encuentran en esta situación, no se detengan. Ni en París ni en ningún otro lugar. Ahora, pensándolo retrospectivamente, es probable que nos hayan intentado estafar de la misma manera en Roma, pero al ser hombres los que estaban pidiendo las firmas, y haber anochecido ya, pasamos de largo, apurando el paso. Estos hombres tenían una mesa con un mantel impreso y pedían firmas para "erradicar las drogas", pero sigue sin tener sentido que soliciten firmas tan insistentemente a los extranjeros para estos motivos...




Roma es una ciudad en la que no me sentí segura: en dos ocasiones vi que personas -italianas, ni siquiera turistas- fueron robadas en el transporte público: a una chica le sacaron el celular, de lo cuál se dió cuenta cuando ya no lo tenía -se puso a llorar y tuvo un ataque de nervios- y a una mujer le abrieron la cartera, si bien no llegaron a sacarle nada: parecían sospechosos dos adolescentes que estaban cerca y tenían camperas encima de sus manos, pero nadie hizo nada al respecto, ni tampoco había pruebas en su contra. Sé que estas cosas no son raras para los que vivimos en Buenos Aires, de hecho podríamos considerar que "estamos acostumbrados", pero no está de más aconsejarles tener cuidado, ya que sufrir un robo en vacaciones puede ser bastante más problemático que en la ciudad de uno. Me dió la sensación de que en Roma es algo muy frecuente, ya que presencié dos casos en una semana que pasé allá; y el transporte público de Roma va mucho más lleno de gente que el de Buenos Aires, facilitándole las cosas a los ladrones. El día que fui a Pisa, una señora en el tren nos dijo varias veces que tuviéramos cuidado con los punguistas, sobre todo en la zona de la torre.

También recomiendo volver a casa/ el hotel medianamente temprano: no vi policía en ningún lado, y sí muchos hombres negros, en grupo, rondando y/o tomando alcohol en la calle. En dos ocasiones nos gritaron cosas -que no entendí- a mi mejor amiga y a mi, siendo algo así como las 8 de la noche, no las 2 de la mañana...

No quiero asustar a nadie, solo pedirles que tomen precauciones para evitar malos ratos, y poder disfrutar a full de los viajes.

¿Les pasó algo así o similar? ¿Quieren compartir alguna historia o consejo?

viernes, 4 de marzo de 2016

Un paseo por Wall Street + 9/11 Memorial & Tribute Center

¡Hola! ¿Cómo están? Espero que recibiendo el finde con muchas pilas. Hoy vengo con un post bastante breve, el último antes de irme de viaje (si, estoy en Ezeiza, y estuve tan tapada de trabajo que no pude dedicarle ni un minuto al blog... ahora tengo que esperar varias horas para subirme al avión, y quiero aprovecharlas a full). Después voy a ir intercalando los posts de NY con los de los 4 destinos que voy a visitar en las semanas que vienen.

Como les contaba acá, acá y acá, en mi viaje a NY por las fiestas hice uso de varios tours incluídos en el New York Pass. Este del que voy a hablar ahora lo guiaba la empresa "Wall Street Walks", que ofrece este tour con la tarjeta NY pass, por el distrito financiero. Sí, ya me imagino lo que están pensando: "que embole". Para ser sincera, no es el recorrido más interesante, pero decidimos tomarlo porque era una de las pocas cosas que se podían hacer el 1º de enero, feriado, y el punto de encuentro quedaba hiper cerca de la Estatua de la Libertad, que teníamos planeado visitar esa mañana.




Marlene nos acompañó por algunos edificios históricos, contándonos a la vez cómo nació y evolucionó el sistema financiero. A mi, que trabajo en algo relacionado, me pareció bastante interesante, pero sigue sin ser EL plan. En cuanto a la famosísima estatua del toro, la visitamos dentro del recorrido, pero si estábamos interesados en tomarnos la foto debíamos volver después. ¿Por qué? Se hace una cola larga para obtener la codiciada imagen. Consideré que no valía la espera y no lo hice.


edificios en Wall Street:





me encantó este cartel xD

El recorrido terminó en el memorial center del 9/11, y aprovechamos que ese día, por ser feriado, no tenía la cola interminable que habíamos visto anteriormente, pasando por allí casualmente. 






El lugar es muy interesante, emotivo, y a veces hasta un poco "golpe bajo": ver las últimas palabras de las víctimas, en sus últimos llamados a sus seres queridos, empapelando paredes del museo, no deja inmune a nadie. Cómo quedaron los camiones de bomberos que ayudaron en la tragedia, junto a las pertenencias de los héroes, tampoco. Había también frases conmemorativas y muchas alusiones a cómo esta tragedia unió al pueblo, que mostró gran solidaridad y hasta heroismo.




¿Estuvieron en estos lugares? ¿Qué les parecieron?