domingo, 28 de abril de 2019

Qué hacer en una escala en San Pablo, Brasil

¡Hola a todos! ¿Cómo están terminando el finde? Yo recién vuelvo de ver Avengers Endgame 😶

Pregunté en Instagram sobre qué escala les interesaba más que escribiera (Montreal, Ciudad de México o San Pablo) y este último fue el destino más votado. San Pablo tiene un aeropuerto enorme (Guarulhos , o GRU) desde el que suelen salir vuelos a muy buen precio, y donde además se hacen varias conexiones, así que no es raro que nos toque pasar varias horas ahí. Les voy a contar en este post mi experiencia durante una escala diurna (en la que salí y recorrí la ciudad) y en otro cómo me fue pasando la noche en un hotel dentro del aeropuerto en una escala de noche (cuestiones de migraciones, equipajes, check-in y unos pequeños inconvenientes que tuve, para que no les pase).





Yo llegaba a San Pablo a las 7 de la mañana, y volvía a salir a las 20.30, por lo que si contamos que me llevó un rato migraciones y a la vuelta que tenía que estar al menos dos horas antes del despegue para despachar la valija, pasar de nuevo por migraciones, por el control de seguridad y el abordaje, tenía unas 10 horas máximo. Inicialmente no iba a salir del aeropuerto, porque el día anterior había salido en la escala en Ciudad de México y estaba un poco cansada, pero como eran varias horas de espera y ese aeropuerto sólo te da una hora de wifi gratuito (el único otro lugar donde también podemos conseguirlo es en Starbucks, donde cada compra nos da un código válido por 90 minutos de internet inestable), no hay muchos lugares cómodos para estar esperando y ya me había aburrido, decidí salir.

Primero fui a la terminal a la que salía mi vuelo a Buenos Aires (la 3, había llegado a la 2), para saber dónde era el despacho de la valija y buscar un locker (recuerden que llevaba una valija grande con todo el abrigo que usé las dos semanas en Canadá). No está dentro de la terminal, tuve que salir y cruzar los carriles donde pasan los transportes (taxi oficial, Uber, colectivo de línea y colectivos-transfer). En el mapa marqué con una flecha rosa dónde salí y con una estrella dónde están los lockers.




Los lockers se pueden pagar únicamente en efectivo, en reales o en dólares. Cobran por día, a mi me salió 14 USD dejar la valija grande (me dieron el vuelto en dólares) y la podía dejar hasta las 12 de la noche. Hay otras opciones de hasta tres horas que no nos sirven si planeamos salir del aeropuerto ya que no estamos tan cerca de la ciudad: el aeropuerto no se encuentra propiamente en San Pablo sino en la ciudad de al lado, Garulhos. Y el tránsito en San Pablo siempre es un caos.



Como les decía arriba, desde el aeropuerto pueden tomarse:
- un taxi oficial, que lo contratan en la garita apenas salen, tiene una tarifa fija según el destino y se puede pagar con tarjeta (esta opción elegimos con Ann las dos veces que llegamos de noche a la ciudad y teníamos hotel reservado -éste, un hotel del medio pero muy bien ubicado, nos encanta esa zona-
- un Uber, si tienen internet o datos en el teléfono. En Brasil podemos pagarlo con tarjeta de crédito, lo he hecho en otros viajes, la acepta sin problemas.
- un colectivo de línea, que sale unos 6,45 reales si no vi mal, y que hay que combinar luego con el subte / metro después para llegar a áreas de interés turístico.
- los transfer "Airport bus service", que salen 47,50 reales (al cambio que había cuando yo fui, eran unos 520 pesos argentinos) y se pueden pagar con reales o con tarjetas de crédito, en el mostrador que se encuentra también a la salida de la terminal, o directamente al conductor, que tiene un posnet inalámbrico.



Esto depende de cuántas personas sean y qué quieran hacer, pero por ejemplo un lindo plan para una escala mediana siendo entre dos y cuatro personas es tomarse un taxi o Uber al Museo del fútbol (que a mi opinión es lo mejor de San Pablo) comer algo por ahí y después llamarse un Uber (usando el wifi del museo o los datos del celular) para volver.

Yo era una sola, no hablo portugués, no tenía reales, no me funcionaban los datos del celular y tampoco me quedaba tanta batería, así que me decanté por el transfer caro que tenía una primera parada en la Plaza de la república (el centro, un lugar poco vistoso y que ya conozco; de hecho a la vuelta de otro viaje me había tomado este transfer para ir al aeropuerto) y otra en la Avenida Paulista, que es un lindo lugar para pasear, más con el clima hermoso de ese día. El transfer tiene wifi, mesitas y enchufes. Los horarios actualizados los pueden ver en su página, acá.

Si bien la parada la tenía en el Hotel Maksoud -y ahí me lo tomé a la vuelta- cuando escuché que el conductor le avisaba a un pasajero local que en breve iba a parar en la esquina de Augusta y Paulista y que él se podía bajar, aproveché y me mandé yo también. 



Hagan click en el mapa para verlo en grande. Marqué en amarillo la Rua Augusta, que en la imagen aparece, por cuestiones de tamaño, desde la Avenida Paulista, pero pueden caminar para el otro lado varias cuadras que también es lindo: hay varios cafés, locales de diseño, un lugar con Food trucks, etc. Antes de cruzar la Av. Paulista hay un shopping grande (pueden ingresar por Augusta o por Paulista) y cruzando hay una galería con una librería, farmacia (tengo una anécdota muy graciosa que me pasó ahí en otro viaje, ya se las contaré) y lugares de comida. Si siguen caminando por Augusta, van a cruzarse con la Rua Oscar Freire, que marqué en lila. Esta calle tiene las "flag stores" de muchas marcas internacionales y algunos cafés y restaurantes muy lindos. De la Rua Oscar Freire vale la pena ver cuatro cuadras para cada lado de Augusta; yo nunca me pierdo de visitar el local de Havaianas (donde termina el paseo de compras) y la Galería Melissa, dos locales grandes con un montón de ofertas. Las calles anteriores paralelas a Oscar Freire también son lindas, y las perpendiculares nos llevan todas de vuelta a la Avenida Paulista, que marqué en azul y que es dónde más cosas hay para ver. 



Mural en la Rua Augusta


Frida en la calle Oscar Freire

En la Avenida Paulista tienen el famosísimo museo de bellas artes MASP, la feria de antigüedades y artesanías alrededor, el Parque Trianon enfrente, y el Parque Prefeito Mario Covas, que tiene un centro de información turística en la entrada, una cuadra antes. También hay un espacio de exposiciones / teatro donde una vez vi una muestra muy interesante sobre Da Vinci, el semáforo "al reves" que me parece tan simpático y otro shopping, el Shopping Center 3, que tiene un local de Melissa al que me encanta ir.

Después de visitar este shopping, fui al Hotel Maksoud a esperar el transfer. Para sobre la vereda, sobre la calle Sao Carlos do Pinhal, no entren al estacionamiento del hotel porque van a quedar lejos. Les recomiendo que siempre estén unos 15 o 20 minutos antes del horario que la tabla dice que va a pasar, ya que acá no se detiene por mucho tiempo, simplemente para y baja y sube pasajeros y sigue viaje. El transfer conecta el aeropuerto de Garulhos con el de Congonhas y en el medio se detiene en Plaza República y en el Hotel Maksoud cerca de la Avenida Paulista (y viceversa, a la vuelta) y el horario puede variar un poco dependiendo del tráfico, como ellos lo aclaran en la página. El trayecto GRU - Paulista (o al revés) lleva aproximadamente una hora y media, y si bien yo ya me había quedado sin batería cuando llegué al Hotel Maksoud para esperarlo a la vuelta, creo que pasó como 10 minutos antes de lo pautado.

Volví al aeropuerto, retiré la valija entregando el papelito que me habían dado con el número de guardado y firmando una planilla, entré a la terminal, despaché la valija, comí algo, pasé los controles de seguridad y volé a Buenos Aires. Fue mi "tercer" escala (en realidad segunda, ya le voy a contar por qué digo que fueron tres) en la vuelta de Canadá a Buenos Aires, en lo que fue un re lindo viaje y del que ya les voy a contar más.

Si tienen preguntas o recomendaciones sobre San Pablo o escalas en general, por favor dejenlas en los comentarios. ¡Buena semana para todos! 😃

1 comentario:

  1. Muy buena reseña. Que suerte que te animaste y saliste. Nunca hice escalas tan largas como para poder salir a turistear!

    ResponderEliminar