miércoles, 29 de agosto de 2018

Curiosidades de Japón

¡Hola a todos! ¿Cómo van promediando la semana? ¡Espero que genial! 

Interrumpo la transmisión sobre Australia para contarles algunas de las cosas que más me llamaron la atención de Japón y, ya que estoy, empezar a publicar algo de todo lo que quiero escribir sobre este destino -¡por fin!-. Hasta ahora solamente les había contado que llegué al país nipón justo a tiempo de celebrar el año nuevo en el templo como la tradición local manda, y que pasé la noche más cinematográfica de mi vida (¡hasta ahora!) también en Tokio. 


Con el correr de los viajes una termina naturalizando muchas cosas, pero hay algo que espero que nunca deje de sorprenderme: las pequeñas cosas "raras" en cada lugar. Y si hay un lugar donde lo raro ocurre, ese es Japón:


El celular te avisa de los terremotos


[Menos mal que no necesité entender las instrucciones de emergencia!]


El movimiento no fue tan tremendo la verdad; hubo algo al estilo del "vaso de Jurassic park", un momento de confusión (¿por qué la lampara se mueve??) y en cuestión de segundos todo volvió a la normalidad. Los japoneses, muy tranquilos, habían salido a los balcones a esperar "que pase el temblor", mientras yo posteaba la captura de pantalla del aviso en las redes sociales #AtenttionWhore y pensaba en qué decirle en un mensaje de despedida a mi madre #DramaQueen


Supongo que si quiero emociones sísmicas más fuertes tendré que seguir viajando a Chile.



Está bien sorber los fideos ruidosamente



Olviden todo lo que aprendieron sobre cómo comer pastas y sopas; acá se hace al revés: una debe meterse gran cantidad de ramen / udón en la boca, mientras se sigue empujando más cantidad con los palitos (cortarlos o morderlos está muy mal) y se procura ser muy ruidoso/a: esto da a entender que lo que estamos comiendo está muy bueno.



[este udón de huevo que comí en Nara merecía mucho ruido]

Como saben, comer es mi hobbie, así que sobre este tema voy a escribir una entrada aparte. 

Es de mala educación sonarse la nariz




Sí, lo que leen. En cambio, hacen algo mucho más agradable que es sorber los mocos :|

De hecho, muchísimas cosas son de mala educación


Como hablar por celular en el transporte público, hablar "en volumen argentino" en cualquier lugar... O hacer cualquier tipo de ruido (que no sea el de sorbido de mocos o fideos, claro está). Incluso en los trenes, en los asientos, hay un aviso de que pide que, en caso de usar la notebook, tipeemos muy suavemente.




[este no es el letrero que decía, pero todavía sirve, todavía sirve]



Las reglas de cortesía son muchas


Y llevan bastante más tiempo de lo que estamos acostumbrados: por ejemplo, para pagar -lo que sea, incluso en un supermercado- nos alcanzan una bandejita, sobre la que ponemos el dinero. Ellos levantan la bandejita y la apoyan de su lado, toman el dinero, buscan el cambio, lo posan sobre la bandejita, la pasan para nuestro lado, esperan a que agarremos la plata, y ahí devuelven la bandejita a su lugar original. Sin excepciones, aunque solo estemos comprando una botellita de agua mineral.

El "arigató gozaimas" se dice mil veces al día, y lo de los "asentimientos" constantes con la cabeza (e incluso reverencias profundas) es real. Una vez, caminando por la calle, vimos a una turista japonesa salir de un hotel, y tanto ella como "la saludadora oficial" (es una especie de puesto laboral, en los establecimientos de categoría hay una chica ataviada con el atuendo tradicional saludando respetuosamente a los huespedes cuando llegan y cuando se van) se tomaron muy en serio el saludo final. La despedida duró un par de minutos porque ambas mujeres se iban alejando con una reverencia por cada paso. También fui testigo de una "coreografía de cabezas" al final de una (asumo) reunión de negocios, donde muchos hombres trajeados primero estrecharon manos y después "asintieron" respetuosamente antes de, finalmente, dispersarse.


La reverencia es tan multiuso como el Chanel de Marge, sirve para saludar, para mostrar respeto, para disculparse, para ceder el paso, para "pedir la palabra" en una conversación ... y seguramente para muchas más cosas que yo no sé. Las reverencias llevan distintos ángulos dependiendo de la situación y "jerarquía" de las personas que las hacen. También hay todo un protocolo sobre donde se ponen las manos mientras tanto (y varía si uno es hombre o mujer). Por suerte, no esperan que los "gaijin" (extranjeros) las hagan a la perfección.


Aman el packaging

Incluso los productos que vienen en cajas "de regalo" son envueltos [muy cuidadosa pero experta y expeditivamente] en papeles estampados, y luego puestos en bolsas. 






Todo se envuelve, hasta la comida.*

Hay "mascotas" para todo


Las "mascotas" son personas disfrazadas de personajes, generalmente animales pero también objetos. Las marcas, las ciudades, las regiones e incluso los templos tienen mascotas, y a los japoneses les caen muy simpáticas.


[y a Ann también]

Todo es "tierno" (kawaii)


[ advertencia de seguridad en el tren ]

Apenas llegada al aeropuerto, lo primero que vi fue un aviso de que no se podían ingresar elementos de origen animal o vegetal. Esto no sería algo raro -lo ponen en todos los aeropuertos de todos los países del mundo- si no fuera porque dichos animales y plantas estaban dibujados con caritas felices.

Los anuncios de la policía son tiernos,




las publicidades de los hipódromos son tiernas,





y hasta las tapas hidrantes para incendios son tiernas.





Acá y acá escribí sobre cosas que me llamaron la atención de otros lugares del mundo. Si fueron a Japón y quieren agregar algo al listado, por favor déjenlo en los comentarios. De todas maneras voy a seguir publicando otras "curiosidades" en las próximas entradas sobre este destino.

4 comentarios:

  1. Me encantaron los datos curiosos de Japón, es un lugar que esta en nuestra bucket list. Algunos datos los conocía, el de no sonarse la nariz me mata, yo me sueno la nariz todos los días desde que tengo memoria por mis alergias jaja tendría que ir al baño cada 10 minutos porque odio sorber los mocos y escuchar que lo hagan. Lo de la bandejita me pareció super curioso , pero mi parte favorita son los carteles :)
    Te mando un besote y que tengas un lindo finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii, para mi tmb era re dificil no sonarme la nariz, más que era invierno y yo estaba super resfriada mal!
      Los carteles uno mas lindo que el otro, paraba a sacar fotos a cada segundo!
      ¡Que tengas un hermoso finde Naty! :D

      Eliminar
  2. Muy interesante todo pero yo me quiero sonar la nariz! Jajaja!
    Me encantaron los carteles cute!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mal, yo tmb quería sonarme la nariz! Cada vez que iba al baño aprovechaba para hacerlo jajjaja xD
      ¡Que tengas un hermoso domingo, Ana! :D

      Eliminar