domingo, 29 de octubre de 2017

Tazas de café alrededor del mundo

El café es una de las cosa las que más me gustan en vida, y el estar de viaje no lo cambia en absoluto. Es muy interesante ver cómo en distintos lugares del mundo hay una "cultura" del café totalmente distinta. Recuerdo como si fuera ayer -y eso que pasaron varios años desde la última vez que visité ese país- como en Bolivia hacían café agregando al agua o la leche una "esencia de café", que era un líquido marrón con un gusto que no se acercaba tanto al café realmente. O cómo el Esmirna, Turquía, pedí un café en un localcito chiquito a orillas del Egeo, y los mozos se rieron largo y tendido de mi cara de asco cuando probé ese menjunje fuerte con el poder de despertarte más rápido que un salto en bungee-jumping. Lo solucioné tomando Çay el resto del viaje, no me quedó otra.


{té junto al típico yogurt con miel y semillas de amapola}


Incluso en mi última estadía en Italia, a principio de año, una señora en Milán estuvo advirtiéndome un largo rato que el café americano era "troppo grande" mientras hacía con las manos un gesto que hacía parecer que el vaso tendría medio metro. Tuve que insistirle con que yo quería "il piú grande" para que accediera a vendérmelo. Al final, era nuestro "café en jarrito clásico", chiquito para mí, pero una exageración para los amantes del expresso italiano, que consta de un traguito de café extra fuerte.

Y si bien no soy fanática de las franquicias, suelo caer bastante en Starbucks en distintas ciudades del mundo, generalmente en aeropuertos, o cuando necesito usar wi-fi y otros locales no lo brindan. Inspirada en la foto que subí a instagram el otro día, comparto algunas re-versiones de mi nombre, autoría de los baristas de la famosa cadena de cafeterías alrededor del mundo:  


Close enough, Río de Janeiro.


En el aeropuerto de Amsterdam, Holanda.


Tuve distintas versiones en Francia, este es el que siempre se repite, tanto en Francia como en otros países:

Y este es mi preferido:


Si, no son grandes cambios realmente; desventajas de tener un nombre que se usa en todos los países hispanos, y que en los demás "sacan" fonéticamente muy fácil. Pero the award goes to:

San Pablo, Brasil


A uds. ¿les han cambiado el nombre? 
o ¿Tienen alguna anécdota de viajes que incluya café?

4 comentarios:

  1. Muy loco la diferencia con el tema del café, una amiga me había contado lo mismo del café en Italia jaja
    Mori con los nombres que te ponen los baristas por el mundo, me gusta como se ve el de Holanda :)
    Que termines muy lindo tu domingo! Besos :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente tu nombre sería Natallia con doble L :P
      ¡Que tengas una semana genial! :D

      Eliminar
  2. que buen post noe!!!
    sabes que yo no soy tan amante del cafe? No se porque, depende si esta muy fuerte o no! pero solo tomo cafes "con cosas" tipo starbucks, que tienen tantos otros ingredientes que apenas se siente el cafe en si

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con razón siempre nos juntamos en Starbucks! :O
      Yo moriría sin café, pero hay mucha gente que se siente así con el mate y yo no lo puedo ni tomar... te debo la argentinidad! jajjaja
      ¡Que tengas un hermoso martes! :D

      Eliminar