jueves, 26 de agosto de 2021

Guía práctica de Nueva Orleans, EE.UU. Parte I: comida

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Yo acá en casa, en mis últimas horas de cuarentena post-viaje a EEUU. Ya me hice el hisopado, y apenas tenga los resultados voy a poder salir. ¿Les gustaría que haga un post son requisitos y consejos para volver a Argentina después de haber estado en el exterior? Si les interesa el tema, puedo escribir al respecto.

Yo ya había publicado, después de mi viaje primer viaje en marzo a este destino, un post general sobre Nueva Orleans que pueden leer acá. Ahí les hablaba de los platos típicos y los puntos principales de interés turístico. Les recomiendo que, si no lo leyeron todavía, vayan a hacerlo, ya que funciona como "introducción" a esta otra publicación. Pero como en Instagram me pidieron info más concreta, vamos ahora con una guía de viaje con precios, mejores zonas para alojarse, funcionamiento del transporte público, consejos de seguridad, etc., basadas en ese viaje y en el que hice este mes. Para que no se les haga muy larga y tediosa, voy a dividirla en un par de entradas. Vamos a empezar por la comida, con recomendaciones y precios.

Comidas: precios y recomendaciones

En el post que les decía, les cuento de los beignets, los biscuits, los desayunos, los poboys, las ostras, las albóndigas de cocodrilo, el gumbo y otros platos típicos, los tragos más famosos, y los snowballs. Hoy voy a explayarme un poco más sobre el tema.

Aclaraciones importantes: 

- los precios publicados en EE.UU. no incluyen el tax (es decir, el impuesto, un equivalente al IVA en nuestro país), eso se suma después. El tax varía entre estados y mismo entre ciudades. Según internet, el tax de Nueva Orleans es 9,45%. Revisando los tickets de mis compras, veo que muchas veces es este número, pero en algunos casos es más (10,3% o 10,4%). Para redondear, les diría que cuando vean un precio, a grandes rasgos, piensen que les va a salir un 10% más por el impuesto, sin contar todavía la propina:

en EEUU se da propina siempre, incluso cuando compramos algo para llevar. Si los atienden en una mesa, el mínimo es 15% (siendo rata), 18% es aceptable, 20% es el standard y 22% corresponde si el servicio fue excepcional. Yo dejo 20% en líneas generales (es más fácil de calcular mentalmente) o 22% si fue extra mega bueno. Si compran un café o alguna cosa para llevar que no sea mucho, con un dólar está bien, generalmente se deja en una lata de propinas o se puede agregar a la cuenta si pagan con tarjeta. El salario de los baristas, por ejemplo, se compone mayormente de propinas, ya que los empleadores les pagan un importe que calificaría de "simbólico" por lo bajo que es. En el barrio francés incluso he visto escrito en la lata de propinas de bartenders "Trabajo por propinas". No dejarlas es de mala educación, lo que me lleva al siguiente punto:

- EE.UU actualmente es muy caro para los argentinos (y quizás para otros latinoamericanos también, no lo sé) principalmente por el tipo de cambio, y secundariamente porque las propinas esperadas son altas (en muchos lugares avisan de antemano que van a cobrarnos automáticamente un 18% extra en este concepto, sobre todo en horarios más concurridos o si vamos en grupos grandes) por lo que vayan mentalizados a esto. ¿A qué me refiero? En principio, a que prevean esto en sus presupuestos (precios altos a cambio poco conveniente + impuestos + propinas altas), y además les recomiendo no hagan la comparación de precios entre el destino de vacaciones y el lugar donde viven, porque no son cosas comparables: las economías y los costos de vida son distintos, y si pasan cada rato pensando que gastaron miles de pesos en una cena sencillita, no van a poder disfrutarlo.


Ahora sí, a hablar de morfi:

SNOWBALLS

Los Snowballs (una especie de helados de hielo) no se consiguen durante todo el año, sino solamente con clima cálido, que de todas maneras en NOLA es gran parte del tiempo. Este es el único ítem sobre el cuál no pagué impuesto, y eso debe tener que ver con su bajo valor (entre US$3 y 6, dependiendo del tamaño) o con que los puestos de venta no siempre son muy grandes (nunca recibí un ticket por este tipo de compra, si bien algunos lugares aceptan tarjetas). Podemos elegir entre sabores de agua y de "crema" (les agregan leche en este caso), pero siempre tienen consistencia de hielo. Sobre el "shaved ice" preparado en una máquina, agregan jarabes del sabor que elegimos. Mi sabor preferido es el "nectar", que no estoy segura de que lleva porque en internet hay cosas muy contradictorias al respecto, pero que es suave y dulce. Hay sabores comunes, tipo frutilla, y otros con nombres mas raros, como "wedding cake". Además pueden agregarle leche condensada (es algo clásico) o toppings, con cargo extra.

La primer foto del post es Pandora's snowballs, un local cerca del City Park. Para mi gusto le ponen mucho jarabe, y la verdad es que no me lo pude terminar.

El de Chance in hell es el más hypeado de los snowballs (tiene infinidad de notas en la prensa local y gran protagonismo en las redes). No es un empresa, sino el emprendimiento de dos performers locales que desde que la pandemia las dejó sin trabajo se dedican a fabricarlos artesanalmente y venderlos en el porche de su casa, en el barrio hipster de Bywater. Además de tener su componente de diseño, todo el packaging es ecológico (no incluye plásticos de un solo uso, como todos los otros). Y como si eso fuera poco, todos los sabores son veganos, incluso los de "crema". A los veganos les digo que no se los pierdan. A los que no lo son, mejor les recomiendo otro lugar, ya que estos tienen demasiado sabor a leche de almendras para mi gusto: probé el sabor nectar, y para mí (que tomo únicamente leche de vaca contenta) tenía gusto a los amaretti que antes de servían con el café: o sea, a almendras fuertes.


Hansen's Sno-bliz es EL lugar al que tienen que ir a comer snowballs. Es el mismo lugar al que un lugareño me había llevado en el primer viaje, y sin dudas es el snowball definitivo. Vayan con un poquito de paciencia, porque ahí siempre hay que hacer fila, porque, como dicen en su slogan, "no hay atajos hacia la calidad". Además, por si eso fuera poco, está a unas cuadras del mejor poboy de toda la ciudad, así que pueden aprovechar y disfrutar ambos lugares en un mismo paseo.




POBOYS

El de Domilise's es, a mi opinión y de mi amigo neorleando con el que fui, el mejor poboy de NOLA. Se hace una fila para hacer el pedido y pagar, y luego se retira por otro mostrador cuando nos llaman. Podemos sentarnos adentro o en la vereda, donde también hay algunas mesas. Los dos poboys que ven en la foto son tamaño chico, así que no pidan el grande a menos que quieran compartirlo o guardarlo para después. Él se pidió el clásico, de camarones fritos, y yo uno de queso suizo, que tenía un aderezo riquísimo, con mostaza suave. El pan con el que lo hacen es increíble. Las papas fueron también de las mejores que comí. Para que se den una idea, esos poboys salieron US$12 y US$5,50 + impuestos (camarones y queso, respectivamente). Pueden ver el menú acá.


En el primer viaje no habíamos ido a Domilise's con Ann porque nos quedaba a trasmano (no está en una zona turística), si bien nos tentaba visitarlo porque estaba muy recomendado en internet, por locales, viajeros, e incluso un chef célebre. Habiéndolo probado ahora, les recomiendo que vayan a comer acá, aunque no les quede de paso, y pasen también por Hansen's. Si el día está lindo y tienen ganas de naturaleza, el Audubon Park está a unas 12 cuadras de ahí. Y si no están ideológicamente en contra de la existencia de los zoológicos, ahí también hay uno muy grande que pueden visitar.

Los otros dos lugares super famosos de poboys de los que hablé en el post anterior fueron Parkway (donde comí un poboy caprese muy rico, menú acá) y Mother's (donde no hay mucho para vegetarianos, pero Ann comió bien, menú acá).


BEIGNETS

De los beignets (buñuelos típicos de NOLA), siguen siendo mis preferidos los de Café Beignet. Este es uno de los café más conocidos de la ciudad, y tienen varias sucursales, pero a la que tienen que ir es a la de Bourbon street, que tiene un gran patio al aire libre y, lo más importante, música en vivo. Les recomiendo ir a Café Beignet únicamente para comer su producto homónimo, ya que su comida no es buena. La orden de beignets (siempre vienen de a tres) sale US$3,99 + impuesto, un café au lait grande US$4,19 + impuesto y un chocolate caliente grande US$4,49 + impuesto. Pueden ver todos los productos del menú acá.




El otro café super famoso (si no el más famoso) por sus beignets es Café du mondeA mí su café au-lait me parece feo, pero son una institución en la ciudad, por lo que les diría que vayan, y juzguen esos beignets ustedes mismos. Tienen muchas sucursales también, siendo la más famosa la de Jackson Square, donde la fila es larguísima en todo día y horario. Les recomiendo que mejor vayan a la de City Park, y disfruten de sus productos sentados afuera (el salón interno también es enorme) rodeados de naturaleza y tranquilidad. En la web no figuran su menú, solo hay merchandising y latas de café en grano y de mezcla para hacer beignets a la venta. Les dejo unos precios de referencia de compras que hice yo, que NO incluyen impuesto: café au lait chico US$2,94 y mediano US$3,40, chocolate caliente mediano US$3,40 y orden de (tres) beignets US$3,40. También me compré un mug a US$5,28 + impuesto, que es menos de la mitad de lo que sale en su web (y masomenos lo mismo que sale un imán para la heladera o dos postales en cualquier lado), por lo que si quieren llevar regalitos para sus seres queridos sin gastar mucho, estén atentos a estas ofertas.



El tercer lugar de beignets de mi lista original, era Morning call. Durante mi primer visita a NOLA estaba cerrado temporalmente, pero pude visitarlo en mi segundo viaje. Su sede histórica, que estaba en el medio City Park, hace varios años se había convertido en el Café Du Monde que les comentaba arriba. Pero Morning call reabrió en la enorme esquina de 5101 Canal Boulevard a finales de marzo, unos días después de que dejé la ciudad, por lo que en mi segundo viaje pude probar los beignets que vienen haciendo hace más de 150 años. En mi opinión, están buenos, y son mucho más livianos que los de las dos marcas anteriores. En este café el azucar impapable nos la entregan aparte de los beignets, para que le pongamos a gusto, así que yo aproveché para ponerle poquito. No nos dieron ticket (nos atendió un camarero en la mesa que nos sentamos en el balconcito, así que tampoco pude ver el menú adentro) y como no tienen redes sociales ni página oficial, no sé los precios exactos. Por dos café au lait y una orden de beignets pagué US$10 (impuesto incluído pero sin contar la propina), para que tengan una referencia. Por ahora sólo aceptan efectivo, así que si van, tienen que llevar cash consigo.


CAFÉ

El otro lugar donde había comido beignets (rellenos, esa vez) en el viaje pasado había sido The Vintage (menú acá), que queda sobre Magazine street. Ni el café ni los beignets rellenos me coparon tanto, así que si están caminando por esa calle, les recomiendo que mejor vayan a District donuts, donde tienen el mejor café que tomé en esta ciudad, y unas donas muy buenas. El menú en la página oficial no tiene los precios, así que les dejo mi ticket como referencia:


Otro café que me gusta mucho es Mojo, fui a uno de los locales en el primer viaje, y a otro en el segundo. En la web no tienen los precios, para que tengan una referencia un flat white sale US$4 más impuestos, y una cookie grande de chocolate, US$2,50 más impuestos. Mojo tiene mesas grandes, y es ideal para quedarse un rato largo, si necesitan descansar o trabajar remoto.


The bean gallery es otro lugar con buen café e ideal para quedarse sentado con la notebook. En la web tienen el menú de comidas, y para referencias, un té helado les sale US$3,25 más impuestos, y un latte o flat white US$4 más impuestos.




SOUL FOOD

Sí, se que es muy vago ese término. Particularmente, me refiero más que nada a platos guisados o fritos, que son muy típicos de la región, donde las influencias europeas, nativas y africanas se combinan, y el resultado es generalmente un plato pesadito, algo o muy picante, y generalmente con alguna carne o frutos de mar.

Voy a empezar recomendando una opción vegana, donde yo comí en el primer viaje: Seed. Es completamente "plant based", y ofrece su versión vegana del clásico gumbo, que a mi no me encantó por ser picante, pero el original también lo es, así que si el picante no es problema para Uds., tienen que ir a este lugar. El menú en la web no tiene los precios, así que les dejo una imagen del que yo me llevé el día que fui a comprar comida para llevar:



Un lugar donde pueden comer guisados y platos típicos es High Hat Cafe: Ann comió ahí un shrimp creole que le gustó mucho; yo en los dos viajes me pedí el vegetarian plate (que se arma con tres guarniciones a elección) y las dos veces dentro de ese plato elegí hush puppies, que son unas bolitas de masa y maíz fritas. Pueden ver el menú acá. La única otra opción vegetariana es una ensalada.


Neyow's es el lugar más soul food que van a encontrar en sus vidas. Siempre hay espera para poder comer acá, así que vayan con tiempo. Este lugar no es para vegetarianos: no tiene ninguna opción para nosotros. Quise emular mi pedido de High hat y me pedí tres guarniciones, dos de verduras y una de hush puppies, y me trajeron tres bols chiquitos tipo de copetín que no armaban una comida ni de casualidad. En su web pueden ver los precios de todos los platos, excepto el de las ostras, porque en el menú solo dice "market place". ¿Qué significa esto? que el precio del plato varía dependiendo del precio de la materia prima. En Nueva Orleans las ostras se consiguen siempre, y considerablemente más baratas que en cualquier otra parte de Estados Unidos, pero aún así su precio varía durante el año: en mayo, junio, julio y agosto son más caras generalmente, por un tema estacional. Las tres formas en las que podemos encontrarlas servidas es: raw (crudas, condimentadas), fried (fritas, recubiertas tipo tempura) o charbroiled/grilled (a la parrilla, con manteca y condimentos). Se suelen vender por docena, y más que un plato son una entrada o acompañamiento. La semana pasada (agosto 2021) una docena de éstas últimas en Neyow's salía US$23 más impuestos.


OSTRAS Y COCKTAILS DE AUTOR

Eso es muy específico, sí. Pero con dos amigos nos juntamos una tarde de domingo y terminamos entrando de casualidad a Luke, el bar que está en el Hilton, y cuando nos sentamos en la barra nos dijeron que todos los días de 15 a 18hs. tenían a mitad de precio las cervezas y los cocktails de autor, y las ostras a un precio promocional de un dólar cada una. Mis amigos se pidieron una docena de ostras raw (US$12 más impuestos), y tragos, que con el descuento terminaron saliendo entre US$5,50 y US$7 (más impuestos) cada uno. Sin duda tenía que recomendarles este plan, ya que el ambiente del lugar es genial, al igual que la atención, y los precios del happy hour son más que accesibles. Yo me pedí un café (eran las 5 de la tarde) y la chica me hizo una de las mejores prensas francesas que probé en mi vida, que me cobró US$4 (más impuestos), lo cual me pareció híper barato considerando la calidad del café, y el hecho de que me tomé dos tazas y media. Acá pueden ver el menú, desplegable según los horarios.


GASTRONOMÍA "ÉTNICA"

Sí son vegetarianos, si no les gusta la comida picante o si ya se hartaron de tantos guisos y frutos de mar, tengo una buena noticia: hay otras opciones totalmente distintas, y a buen precio. Uno de mis lugares preferidos de la ciudad es Lebanon's cafe, al que fui en mis dos viajes. Como ya sabemos los vegetarianos, la comida de medio oriente tiene varias opciones para nosotros, super ricas y para nada picantes. En este lugar, además, están a buen precio y los platos son abundantes. Pero eso no es problema, porque en EE.UU. siempre nos ofrecen bandejitas descartables para llevarnos lo que quedó. Pueden ver el menú acá. Mega recomiendo sus ensaladas y el hummus. Con Ann una vez compartimos el "sauteed vegetable plate", que es riquísimo también.



Si quieren comer pizza (al estilo napolitano) o alguna otra cosita italiana, no se pueden perder Pizza Domenica. Si además quieren ahorrar, vayan de lunes a viernes de 15 a 17hs, cuando las pizzas, las cervezas y los vinos (por copa) están a mitad de precio. Pueden ver el menú acá; en la página figuran las sucursales y el horario del happy hour también.



En Maïs Arepas también comí muy rico, y tenían varias opciones vegetarianas. El menú lo pueden ver en sus historias destacadas de Instagram: hay varios platos colombianos, y las arepas se consiguen desde US$11 más impuestos.


Y si están tentados de comida peruano-brasilera, pueden ir a Carmo. Yo fui... y no me pude quedar a comer porque no tenía una reserva y era fin de semana. Pero confío en el criterio de mis amigos de allá, que me lo re recomendaron. Acá tienen el menú completo, según el horario en el que vayan.


OPCIONES VEGETARIANAS/ VEGANAS/ GLUTEN FREE

Estos dos lugares que voy a mencionar ahora no tienen comida típica de Nueva Orleans, sino que más bien son de esa onda natural, saludable y a base de productos de estación, con opciones veggie y gluten free también, muy típica de cierto grupo social de estadounidenses. Me salieron en Google cuando busqué opciones vegetarianas, así que fui a probarlas, y me parecieron ricas (aunque un poco caras, no les voy a mentir).

Bearcat café tiene opciones vegetarianas, veganas y gluten free que pueden ver acá. Yo comí este plato riquísimo de Wild mushrooms que me salió US$17 más impuestos, que fueron más altos que de costumbre porque acá cobran un "employee care fund" extra. 



En True food kitchen, una franquicia originalmente californiana pero con presencia en 17 estados (y en proceso de expandirse más) también tienen opciones vegetarianas, veganas y sin gluten. Eso sí, con su grado de picante, o al menos en lo que yo me pedí. El menú de Nueva Orleans lo pueden ver acá (elegí "descargar menú" después de buscar por locación para poder verlo con los precios). Yo pagué US$14 más impuestos por una ensalada (casi el doble de lo que me salió comer una ensalada que me dejó igual de contenta en Lebanon's).



BARES

La primer noche de mi segundo viaje fui con dos amigos a Avenue Pub, y me sorprendió gratamente la calidad de la comida, que claramente no esperaba en un bar al que fui porque los restaurantes ya estaban cerrados. Pueden ver los platos con los precios acá. Dos platos que me encantaron fueron el "toast aux champignon" (US$11 más impuestos) y el "fromage grillé" y su acompañamiento de ensalada (pueden elegir papas fritas sino; sale US$12 más impuestos en los dos casos).




Buffa's es otro lugar que a los locales les gusta mucho, donde pueden encontrar platos lugareños como el jambalaya o los red beans & rice. Ann ahí comió unas albóndigas de cocodrilo que le re gustaron. Acá encuentran algunos de sus platos, con los precios. Están trabajando con un menú limitado por la pandemia. Cuando vayan, checkeenlo acá también. Yo comí una ensalada riquísima; también tienen una hamburguesa vegetariana que podría haber elegido. Es ideal para sentarse en la barra o en las mesitas de afuera, y comer y tomar algo rico.


En estos lugares tuve las experiencias más relevantes, gastronómicamente hablando, en Nueva Orleans. Si visitaron la ciudad y tienen alguna otra recomendación, es más que bienvenida en los comentarios o en las redes sociales del blog: [Instagram] [Facebook

2 comentarios:

  1. Amé el tour gastronómico por New Orleans... Yo probé muy poco cuando estuve ahí me estoy dando cuenta luego de leer este posteo... No me quedará otra opción que volver...
    Ana

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Hola Ana! Yo tuve la suerte de hacerme amigos locales al principio de mí primer viaje, por lo que tuve la ventaja de que ellos me fueran recomendando y llevando a lugares. Vas a tener que volver, y aprovechar para comerte todo! :D

      Borrar