miércoles, 27 de abril de 2016

El Museo de Artes Decorativas de París + Exposición Barbie en París

¡Buen miércoles para todos! Espero que la mitad de semana los esté tratando muy bien. No saben lo contenta que me pone ver que finalmente estoy llevando cierta regularidad de publicación en el blog. Todavía tengo muchas anécdotas e info para postear de varios destinos (¡y ya tengo nuevo viaje confirmado para julio!) así que voy a seguir intercalando temas y países.

Hoy voy a escribir sobre un tema que quizás no es de los más consultados, pero que se me ocurrió que les podría interesar, sobre todo a las chicas a las que les va a remitir a su niñez, o bien a los diseñadores industriales/ de indumentaria/ publicistas.

París es generalmente mencionada como la Ciudad del amor, o también como la Ciudad de las luces, pero podría ser llamada igualmente la Ciudad de los museos. Para una amante del arte como yo, es muy difícil pensar por dónde empezar, cuando de visitas a exposiciones se refiere. Generalmente se dice que hay tres museos que uno no se puede perder: Louvre, Orsay y Pompidou, que en ese orden nos darían un pantallazo de toda la historia del arte. Particularmente, amo el Orsay, hasta podría decir que es mi lugar preferido de París. Tanto a este como al Centre Pompidou les hice otra visita en este segundo viaje a París. El Louvre es otra historia, que ya les voy a contar. Claramente todo depende de los gustos de cada uno, de las prioridades, y del tiempo con el que se cuente. Habiendo visitado muchas de las atracciones principales/que más me interesaban en mi primer viaje a París, en esta segunda ocasión busqué volver a los lugares que me habían encantado, y ver aquellos que no había visto todavía. El Museo de las Artes Decorativas era uno de ellos.


En París hay dos museos de Artes Decorativas: uno que propiamente de llama Museo de Artes Decorativas [Musée des Arts Décoratifs] y otro que también expone artes decorativas, el Musée Cognacq-Jay. Les voy a hablar del primero. Tiene exposiciones permanentes de publicaciones de moda, publicidades y artes gráficas, textiles, mobiliarios y cuadros. De esto, me gustó la parte en la que se podían ver las distintas decoraciones por década -si no me equivoco desde los años 1920 hasta los 2000-; si bien lo más interesante que tienen en el museo son las exposiciones temporales. Acá pueden ver qué se encuentra en exhibición actualmente: particularmente me parecieron interesantes la expo de publicidad y gráficos 1850-1918 que cuenta con caricaturas y afiches muy interesantes y se puede ver hasta el 4 de septiembre (se las recomiendo sólo si leen francés) y, obviamente, la de Barbie, abierta al público hasta el 18 de septiembre.



este es el catálogo de la exposición,
a la venta en la tienda de recuerdos.


Barbie salió a la venta en 1959, vestida con una malla enteriza. Su creadora, Ruth Handler, claramente fue una genia del marketing: entendió desde un principio el gran negocio de ventas que iba a poder llevar a cabo comercializando por separado el vestuario, accesorios y mobiliario de la muñeca. Más tarde se sumarían distintas versiones de la muñeca, y sus amigos y familiares.





¡Pero el sombrero es nuevo!
Amo ese capítulo de los Simpsons, dicho sea de paso.

La figura de Barbie fue muy controversial a lo largo de la historia, y sufrió innumerables cambios: el último este año, en el que se lanzó la línea "Barbie Fashionistas", con muñecas que cuentan con diferentes tipos de cuerpos (original, curvy, tall, petite) y tonos de piel; y que, finalmente, van a tener zapatos planos. 

Barbie surgió en su versión clásica, delgada, rubia, de ojos claros,  y de clase alta, y fue sumando versiones diversas étnicamente (¿o políticamente correctas?) durante todos estos años, algunas con mejor recepción comercial y de crítica que otras. A Argentina claramente no llegaron todas, y viéndolas en la exposición, algunas me parecieron muy extrañas, nunca me hubiera imaginado que existían.






Tuve una sola Barbie en mi niñez, y si bien no me llamaba mucho la atención, creo que como fenómeno cultural y comercial es muy interesante de analizar. Como ícono de moda también. Y eso es lo que se puede apreciar en la exposición: comienza con fotos de Barbie realizadas en escenarios reales (y que son publicadas en la cuenta de instagram de la muñeca) luciendo diversos diseños y estilos.  Poco después muestra, en pantallas, la evolución de las publicidades televisivas de este producto a lo largo de los años. 

"Barbie fue uno de los primeros juguetes en tener una estrategia de mercado basada en gran medida en la publicidad televisiva, que posteriormente ha sido ampliamente copiada por otros juguetes. Se estima que se han vendido más de mil millones de muñecas Barbie en el mundo, en más de 150 países. Mattel afirma que se venden tres muñecas Barbie por segundo." [fuente: wikipedia]

Es interesante pensar en el entramado multimedial que se encuentra atrás de la muñeca, y que la llevó a ser un objeto de deseo -y hasta modelo de conducta- de muchísimas generaciones de niñas -y niños, y adultos también- y un éxito de ventas. 




Creanlo o no, hay coleccionistas como el Sr. Smithers

No se puede dejar de pensar  tampoco en los "valores" que trasmite: la importancia de la belleza como sinónimo de éxito; y  en sus medidas para nada realistas -ni saludables-. 



"Ahora vamos a olvidar todos nuestros problemas 
con un gran platón de helado de vainilla".


De todas maneras, creo que tiene su "lado bueno", y es que, además de las profesiones clásicas que históricamente ejercieron las mujeres (en esta sociedad machista, de más está aclarar) como peluquera, maestra, enfermera, azafata, secretaria o modelo, Barbie fue astronauta (3 veces, la primera en 1965, antes de que Neil Amstrong pisara la luna), piloto de aviones (1990) y de fórmula uno; cirujana (1973), diplomática,  candidata a presidente (4 veces) y presidente finalmente (en el año 2000, mejor tarde que nunca).


También eligió la carrera militar varias veces, porque propaganda.



Sólo voy a decir que me parecieron super interesantes los pequeños sets en exposición, donde se filmaron piezas publicitarias (las fotos no les hacen justicia):





y el apartado en el que se podían ver obras artísticas inspiradas en la muñeca. Al fin y al cabo, nos guste o no, es un ícono pop.



No, el Warhol que se vendió por más de US$1.000.000 no está en la expo,
pero si muchas otras obras, pero no se las voy a "spoilear".


Uds, ¿tenían Barbies en su niñez? ¿Y qué opinan de este ícono del consumismo?

4 comentarios:

  1. Nunca tuve Barbies de chica, no me gustaban jaja y siguen sin hacerlo!!! Prefería los maletines de "Juliana" jaja
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajjajaj yo tuve una sola Barbie que me trajo "Papa Noel". Era fan de los pequeños ponies, los maletines Juliana los tenían algunas amigas mías y jugaba con ellas, me trajiste recuerdos! =)
      beso =)

      Eliminar
  2. Tuve una copia de Barbie de chica y le hacía su propia ropa con pedazos de tela :)
    Me encantó lo de los museos y esta muestra! Quiero ir!!!
    Nosotros fuimos al Louvre con una entrada que era un solo día a mitad de precio pero desde las 18hs a las 21 o algo así! Fuimos a cosas puntuales que queríamos conocer. Me quedé con ganas de muchos más y algunos que pasábamos justo el día que estaba cerrado, como uno de moda :(
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nooo, ya eras diseñadora desde chiquita! Que genial! :D
      Yo tenía la entrada del pase, pero de todas maneras vi solo cosas puntuales del Louvre...creo que es imposible hacer otra cosa, es muy grande y está muy lleno :/
      Tampoco pude visitar el museo de moda, queda para la próxima visita! Una excusa para volver :P

      Eliminar