lunes, 23 de enero de 2017

¿Cuál es tu ciudad preferida en el mundo?

Me preguntó un británico en París, mientras cruzábamos el Sena y me contaba que siempre había querido vivir ahí, por lo que apenas terminó la universidad sacó un boleto solo de ida sin pensarlo mucho, y bueno, ahí estábamos.



Justo hoy, caminando por la 9 de Julio, me acordaba de esa charla, mientras pensaba qué linda es mi ciudad. Es gracioso porque me pasa bastante seguido de "descubrir" o "asombrarme" de lo hermosa que es Buenos Aires, y lo mucho que disfruto caminarla. Suelo salir sin rumbo, a la tarde, y caminar mirando para arriba, a las cúpulas de muchos edificios muy interesantes, sobre todo por Av. de Mayo o Florida; para los costados, en Puerto Madero, al río; o para abajo, a las baldosas. Particularmente, sobre esta misma avenida, la 9 de Julio, hay una que me hace sonreír cada vez que paso por al lado: sobre cemento marcaron los mismos cuadraditos que tienen las baldosas que rodean ese ex-espacio vacío, y si uno no la mira de cerca, no lo nota. "Close enough", pienso cada vez que la veo y sonrío para mi misma, mientras seguramente la gente que me ve piensa que estoy loca o que me estoy acordando de algo. Lo irregular de las veredas en mi ciudad, y sobre todo en mi barrio, es algo que tengo naturalizado la mayoría del tiempo, pero que a veces me sorprende, con sus respuestas espontáneas.




[sí se nota temprano a la mañana, cuando la vereda está recién lavada. Después se seca y queda del mismo color.]

Me acuerdo de lo escandalizado que estaba por este tema un francés que paseé por Buenos Aires un par de veces. Él, ingeniero civil, que trabajaba en planificación urbana, no paraba de decir que el estado de las veredas en mi ciudad era peligroso. Lo contradije, y acto seguido, me tropecé con una baldosa levantada. Me enderecé rápido y quise hacer como que no había pasado nada, pero no funcionó, y el estuvo sonriéndose autocomplaciente un buen rato. Fue el karma, que me cobra las cosas cuando menos me lo espero y ni siquiera me dejó ganarle una discusión a un franchute "estirado".

Él, por alguna razón que desconozco, disfrutaba sacarle fotos a los semáforos de las distintas ciudades. A mi no me llamaban la atención particularmente los semáforos, excepto uno: el que esta casi enfrente de la Galería de Arte Digital en San Pablo, sobre la avenida Paulista: 



"you had one job" pienso cada vez que lo veo, y también me sonrío. Hace años que está así, y sigue estándolo: cada vez que viajo a San Pablo paso y me "aseguro" que no lo hayan arreglado. Por ahora no lo hicieron, a diferencia de ese cartel de estacionamiento prioritario para discapacitados cerca de la Casa de la Moneda en París, que duró poco "cabeza abajo".

Hay algo casi mágico en llegar a una ciudad y poder reconocer sus rincones, sus particularidades, y sentirse "como en casa". En recorrer la Rua Oscar Freire, comprar algunos pares de Melissa y seguir hasta la heladería que te gusta en San Pablo [Baccio di latte]. O levantarse en París, bordear el Sena, comprar un sandwich [el de siempre] a media cuadra del Orsay y sentarse a comerlo en las escaleras [usando el wifi del museo]. 


También hay lugares a los que fui una sola vez y sentí que los conocía de antes, como Amsterdam, donde la prolijidad de las cosas, sus tranvías y sus museos me hicieron fantasear por un rato con quedarme ahí para siempre.[Definitivamente quiero volver, y sentarme a comer en el mercado un gran número de veces]. O Praga, que me shockeó tanto con su belleza que no podía creer que ese lugar fuera real. Me fui preguntándome cuan difícil podría ser aprender checo y de que podría vivir ahí [¿enseñar español? ¿dar visitas guiadas en inglés?].

Pero todavía no respondí la pregunta del inglés.

Supongo que hay un numero acotado de ciudades con los que la mayoría de las personas responderían. Ya entre la gente que conozco "Londres" y "Nueva York" son las ciudades con más adeptos, ciudades que a mí no me llamaron la atención en lo más mínimo. La primera respuesta que se me vino a la cabeza fue "París". Hay algo de París que no puedo explicar en palabras: está en el aire. Cada vez que llego a París siento que el tiempo no pasó desde la última vez que estuve ahí. Que todo puede pasar. Que las luces son mas brillantes. Todavía me acuerdo con cariño de la primera vez que fui, que apenas llegada me tomé el subte para sacarme una foto enfrente de la torre Eiffel. Todo me parecía emocionante y conocido a la vez [si bien no había estado antes, la había visto montones de veces.] O de la última, el mes pasado, que fui a la ciudad solo por dos días, porque quería pasar mi cumpleaños ahí, y todavía la torre "me seguía" desde atrás de los edificios.



Pero, Charlie, creo que mi ciudad preferida es Buenos Aires, que cuenta con la ventaja de tener en su suelo a la mayoría de la gente que quiero, mis fotos, mis libros y mis mapas. Las plazas y los boulevares con jacarandás y ceibos, el bar que me gusta y las veredas irregulares. Realmente tendrías que venir un día y verla.


Uds. ¿qué ciudad elegirían? ¿Por qué?

4 comentarios:

  1. awwwwwwwww me encanto elpost! Creo que es mi preferido de todos los que escribiste!
    yo por mi parte amo huir de bs as! me paso lo mismo con londres y ny. Muy bleh para mi. Ojo, entiendo que alguien los ame, pero not for me
    no sabria cual es mi ciudad preferida! Creo que florencia :D me enamore!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ayy, gracias! :D
      me alegro que te haya gustado. Yo tengo una relación un poco enfermiza con Buenos Aires, la amo pero a veces no la soporto. No conozco Florencia, espero algún día poder visitarla =)

      ¡Que tengas una gran semana! :D

      Eliminar
  2. Una prosa formidable. Me reservo la respuesta a esta pregunta, porque no he viajado tanto como tu.
    Lo que si puedo decir es que no hay ciudad que odie tanto como Bogotá: ella y yo no simpatizamos desde el principio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como hay amor a primera vista, también existe lo opuesto! No se me viene a la cabeza en este momento si odié una ciudad desde un principio, si sé que odié el aeropuerto de Madrid...tendría que ponerme a pensarlo.
      Muchas gracias por dejar tus reflexiones en los comentarios, son de mis preferidas ^.^
      ¡Que tengas una muy buena semana!

      Eliminar